Mister Traster Blog

Hecha un vistazo a nuestras últimas noticias sobre el sector

Mudanzas históricas: la épica mudanza de los templos de Abu Simbel

Aunque en Mister Traster nos hemos encargado de algunas mudanzas en Barcelona que bien podrían calificarse como faraónicas, ninguna puede compararse con el traslado de los templos de Abu Simbel (a unos 900 km al sur de El Cairo), considerados como uno de los monumentos más grandiosos esculpidos en piedra.

La mudanza de los templos se hizo pieza por pieza

En 1960 la construcción de la gran presa de Asuán amenazaba con sumergir bajo las aguas del Nilo a una veintena de templos faraónicos, entre los que se encontraban los de Abu Simbel (construidos por orden del gran faraón Ramsés II).

La Unesco lanzó un llamamiento a la comunidad internacional pidiendo contribuciones voluntarias para salvar los monumentos y arrancó entonces la mayor mudanza de objetos arqueológicos de la historia.

En una lucha contra el reloj y contra los elementos de la naturaleza que duró más de 6 años y en la que participaron cerca de 900 personas de una veintena de nacionalidades.

Entre los distintos proyectos que se barajaron, finalmente se optó por cortar en piezas y trasladar los templos dedicados a Ramsés II y a su esposa Nefertiti, para después reconstruirlos en un lugar más elevado por encima de la cota máxima que alcanzarían las aguas de la presa (a unos 200 metros de su emplazamiento original).

La primera fase de los trabajos consistió en retirar 300.000 toneladas de roca de la colina que albergaba los templos. Al mismo tiempo, se levantó un muro de 360 metros de longitud y 25 metros de altura para contener las aguas; se volcaron montañas de arena para proteger los colosos de la fachada y se horadaron túneles de drenaje por debajo de los templos para controlar el nivel de las aguas subterráneas.

Una mudanza colosal

Tras estas operaciones previas, en 1965 se cortó el primero de los 1.036 bloques de piedra y arenisca (de entre 7 y 30 toneladas cada uno), que se fragmentaron con precisión quirúrgica para evitar cualquier posible daño.

Imponentes grúas trasladaron los bloques hasta su nueva ubicación, donde las piezas fueron fijadas sobre una superestructura de cemento tapando las señales de los cortes con arcillas, pinturas y arenas de forma que hoy apenas son perceptibles.

Finalmente, se levantó encima de cada templo unas gigantescas cúpulas para simular el promontorio original. Cada detalle se cuidó al máximo para que la réplica conservara exactamente la misma orientación, gracias a la cual dos días al año la luz del amanecer ilumina las estatuas de Ramsés II y los dioses Horus y Ra (dios del sol) y deja en la penumbra la figura de Ptah, el señor de las Tinieblas.

Los templos se trasladaron respetando la orientación original

Sin embargo, los cálculos se desviaron ligeramente y el fenómeno se produce un día más tarde de lo que lo hacía en su ubicación original.

Hasta aquí un capítulo más de nuestras mudanzas históricas. Si tienes pendiente una mudanza menos épica y quieres contar con ayuda profesional, en Mister Traster ofrecemos el mejor servicio de mudanzas en Barcelona a unos precios sin competencia. ¡Llámanos al 931 600 381 y te informaremos de todo!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *